domingo, 5 de junio de 2011

LA INADAPTACION ESCOLAR


Se puede decir que la adaptación escolar es un proceso normal que consiste en superar las dificultades, también normales, que sufre el escolar al dividirse entre su familia y su nueva situación, que se le presenta al entrar al colegio. Esta adaptación no se realiza violentamente y en bloque, y para comprender mejor la inadaptación, que es la negación de la adaptación, tenemos que ampliar los anteriores conceptos, porque cuando el escolar no se adapta al colegio, va a crear problemas de variados ordenes y calidades en el mismo, como ser que no adelanta en los estudios, que practica el ausentismo, o que se resiste a la asistencia con variados pretextos, y que constituye, en una palabra, un alumno difícil.

Es así necesario considerar que el escolar, al ingresar al colegio, cambia de ambiente y de ordenación, cambia su natural indisciplina por una disciplina a la que no estaba acostumbrado y en resumen tiene que sufrir un verdadero proceso de reajuste o adaptación, porque el mismo trabajo que en el colegio se le exige al escolar es muy distinto al que estaba acostumbrado en su casa, a su propio trabajo que es el juego, y este trabajo le significa al niño otra sobrecarga física al que algunos no se adaptan o lo hacen con fallas en el proceso anímico que interviene en esa adaptación. Todo esto es lo que da lugar a la inadaptación escolar, cuyo resultado es el retraso pedagógico, resultado inmediato por lo menos, porque muchos de estos escolares no solo no se adaptan a la escuela sino que tampoco se adaptan a la sociedad, y van a ser mas tarde anormales sociales, disóciales o delincuentes. El niño o el adolescente inadaptado a la escuela, que puede ser también el repetidor habitual o el que aprueba de cualquier manera, o que se queda en mitad de la escolaridad es un ser herido. Pero es bueno también recordar aquí que el escolar inadaptado no es necesariamente un desecho del cual ya nada puede esperar la sociedad, porque no falta autor como Alain, que afirma que los genios han sido inadaptados en su escolaridad y yo les puedo referir dos ejemplos: uno es el sabio español Dr. Santiago Ramón y Cajal, descubridor de las células del sistema nervioso, las neuronas de las neuriglias y de las tensiones por el nitrato argenico que permitió nuevas investigaciones; fue un premio Nobel de Medicina y uno de los mejores ejemplares de nuestra especie. Pero este sabio de adulto, fue de escolar una verdadera desgracia porque no estudiaba nada, lo jalaban en todas partes y sus padres estuvieron cambiándolo de colegio a cada rato porque en todos se portaba mal. El otro ejemplo es el de un niño que estudiaba en una escuela de Córcega, que no aprendía porque no estudiaba, y que era en fin un desastre en el colegio y del cual el maestro le dijo un día a sus padres: “este chico nunca será nada” y vaya si este chico cuando grande fue algo, porque era nada menos que Napoleón Bonaparte. Por eso, la explicación confirma la regla, pero en términos generales el escolar bien adaptado, desenvuelto, bien desarrollado física y mentalmente es un factor de equilibrio escolar y más tarde social y en cambio, el escolar inadaptado puede no adaptarse más tarde a la sociedad para integrar el gran grupo de los disóciales y delincuentes.


BASES PSICOLOGICAS DE LA INADAPTACION ESCOLAR


Con Pestalozzi y con Bowly vamos a establecer las bases psquicas del desarrollo infantil hacia la adaptación posterior en el colegio y por lo mismo en la sociedad, porque aquel constituye el primer ennsayo que hace el niño para vivir en común, aparte de su sociedad familiar. En este sentido es básica, fundamental, principalísima, la relación inicial del niño con su madre, porque hoy se sabe que la falta de afecto materno en los primeros tiempos del desarrollo infantil es capaz de originar trastornos permanentes en la personalidad del niño, personalidad que tiene los diez primeros años para iniciarse con caracteres que han de repercutir para todo el resto de su vida. El niño lactante vive confundido con su madre, de acuerdo al sincretismo, para ser envuelto por la atmosfera placentera que crea solamente el cariño materno para que su desarrollo físico y psíquico sea normal. La separación del niño de su madre, verdadero destete psicológico, para ser colocado por ejemplo en una institución de bien social o de beneficencia, no puede ser compensado, en términos generales, por una alimentación artificial o de pecho mercenario tipo nodriza. Todo aquel que como yo, conozca a los niños de los hospicios, sabe que estos lactantes son generalmente menos vivos, sonríen poco, parecen algo indiferentes e inclusive su llorar es monótono.

Se ha estudiado este fenómeno y visto que un niño criado en ambiente familiar y materno toca objetos alrededor de 71 veces en el día, mientras que el niño hospitalario y solo, lo hace tres veces menos, lo que significa que los primeros tienen mayor actividad motora. Igualmente tienen, o alcanzan en el futuro menos madurez social que los niños que han pasado su infancia en un régimen de familia. Estos fenómenos han sido llamados “hospitalismo” y “síndrome de carencia afectiva”

Cierto es también, que hay muchos ejemplos de niños que han sido separados de sus madres siendo muy pequeños sin haber sufrido más que un trastorno más o menos grave pero pasajero, y en muchos de estos casos se ha podido establecer un lazo afectivo más o menos permanente con una persona que ha reemplazado a la madre.

La edad mas peligrosa para, separar a un niño de su madre es entre los 6 y los 12 meses

Conviene también definir lo que debemos entender por familia y esto lo haremos con la definición de Littré: “familia es el conjunto de personas de la misma sangre y que viven bajo el mismo techo, especialmente padre, madre e hijos”, y para puntualizar los antecedentes familiares de los niños con inadaptación escolar, y social, que es consecuencia de la primera, Bowly demostró que muchos adolescentes inadaptados a la sociedad y procesados por robo habían sufrido también hambre afectica en los primeros años de su vida.

Se ha realizado una valiosa documentación que demuestra que una sana relación madre – hijo es la base de una futura buena conducta escolar y social.

Todo niño es malo en forma instintiva, o dicho en términos científicos, todo niño tiene tendencias antisociales instintivas, pero se sabe que las emociones que unen al niño con su madre originan una modificación positiva y benéfica de esos instintivos antisociales. Si el poder afectivo que la madre tiene sobre el niño es utilizado en forma racional, el instinto antisocial se va transformando en actitudes y formas de conducta socialmente aceptables. Se ha demostrado también que esas tendencias antisociales del niño sólo se pueden modificar con éxito si se les otorga todo el tiempo necesario para cambiar, pero esto demanda afecto y amor por parte de la madre y excluye todo trato cruel, lo cual significa que la madre tiene que tolerar con afecto propiamente maternal, estos primitivos instintos antisociales y canalizarlos y orientarlos adecuadamente, porque de aplicarse otros métodos educacionales, el resultado no será igualmente favorable. Las represiones inadecuadas de esos instintos antisociales implican la posibilidad de que esos mismos impulsos no modificados lleguen a manifestarse mas tarde como fuente de inadaptación escolar o social y como formas de conducta irregular, no obstante los deseos del niño o del adolescente por modificarlos. Puede resumirse todo lo dicho expresando que la ausencia de la madre o el frecuente cambio de personas sustitutas impide el desenvolvimiento de fundamentos psíquicos sanos en una gran proporción de niños.

La primera adaptación a la vida social se cumple para el niño dentro de la comunidad familiar, que si bien no es específicamente instructiva como la escuela, tiene profundo sentido pedagógico, y en la cual el niño aprende a respetar los derechos de sus padres, de sus hermanos o hermanas. Pero si esta formación dentro del seno familiar se desarrolla correctamente con arreglo a costumbre y normas que reglan la conducta civilizada en sociedad, el niño no tropezará en el futuro con duificultades ni en su adaptación en la escuela ni en la sociedad en general. Pero si por el contrario, la formación de su grupo familiar es deficiente, moral y materialmente hablando y en consecuencia no se desarrollo adecuadamente, en el periodo de latencia aparecerán las primeras manifestaciones de su conducta antisocial, dejando establecido que se llama “periodo de latencia” al lapso de tiempo que trascurre entre el término de la primera sexualidad y el comienzo de la segunda, o sea entre los 5 y los 12 años, con la llegada de la pubertad.

La inadaptación o falta de adaptación escolar muchas veces la aprecia el docente como una enfermedad corporal del alumno. Vale la pena referirles una experiencia mía como fisiatra. Hace aproximadamente unos 15 años vi a un adolescente de unos 12 años que se educaba en un excelente colegio religioso y que tenía acentuadas dificultades de locomoción por haber sufrido en su segunda infancia de poliomielitis anterior aguda, polio, cuyas secuelas habían dejado con déficit funcional uno de los miembros inferiores. Consecutivamente el joven le tenía un profundo desagrado al colegio porque en él era motivo de burlas, puyas y mortificaciones de parte de algunos de sus compañeros que le llamaban entre otras cosas “el cojo”. Este niño, con un buen desarrollo físico y mental tenía diarreas que habían sido vistas y tratadas por diferentes colegas sin ningún resultado. Todos los exámenes y análisis especializados resultaron negativos, lo que indicaba que el problema tenía más probabilidades de ser funcional antes que orgánico, es decir, que no había daño sino que algo funcionaba mal. Interrogado bien, llegué a saber que las citadas diarreas se producían durante el día desde el lunes hasta el viernes, mientras que los sábados, domingos y días de fiesta en que el joven no asistía al colegio, no había diarreas. El tratamiento fue establecido en consecuencias y hoy es aquel chico un excelente Ingeniero Agrónomo.

Asimismo, algunos vómitos y náuseas, especialmente antes de salir para el colegio, el orinarse en la cama, etc., muchas veces no son más que la traducción de un rebeldía subconsciente del escolar frente a la escuela, a la que no se ha adaptado correctamente por causas varias. También hay que considerar las quejas de fatigabilidad excesiva, inexplicable, por falta de alimento u otras razones, los dolores de cabeza, etc., que cuando no son atendidos e interpretados correctamente, el escolar resuelve a su manera practicando el ausentismo escolar en sus distintas modalidades. De ellos deriva la noción de que no todos los asentistas, entre nosotros llamados “vaqueros”, deben ser sancionados a priori sino que es necesario que el médico, el psicólogo y el pedagogo estudien las causas probables de estas rebeldías, consecutivas a su falta de adaptación escolar.


En conclusión, el escolar con inadaptación presenta 3 tipos de manifestaciones:


1. En la conducta y sociabilidad escolares: son alteraciones psíquicas;

2. En su organismo material bajo la forma de alteraciones físicas;

3. En su rendimiento pedagógico.


CAUSAS DE LA INADAPTACION ESCOLAR


CAUSAS FÍSICAS


Estas son frecuentes y debemos conocerlas para poderlas atender. Entre ellas debemos citar las enfermedades crónicas, la convalecencia de enfermedades agudas como eruptivas (sarampión, la escarlatina, varicela, rubéola), la gripe en todas sus manifestaciones, que dejan una sensación de debilidad física y psíquica, lo mismo que toda infección de duración prolongada, y cuyos escolares son enviados al colegio prematuramente, antes de su recuperación completa por padres ansiosos de su progreso escolar o por librarse de ellos en casa. Las vegetaciones faríngeas o adenoideas molestan al escolar porque le hacen respirar deficientemente y por la boca, dándoles en muchos casos el aspecto de tontos, por cuyo motivo son además victimas de burlas de sus compañeros.

Otras veces hay completa normalidad psíquica, pero los periódicos de crecimiento rápido o inflexiones o crisis de crecimiento, cuyas dos últimas son de interés pedagógico por producirse alrededor de los 7 y 12 años más o menos, ocasionan fatiga física y mental por lo que el rendimiento de la escuela disminuye ostensiblemente y porque en estos periodos pueden presentarse además los llamados “dolores del crecimiento”, que se localizan preferentemente en los miembros inferiores, cuyos cartílagos de osificación o crecimiento sufren con el peso del cuerpo en un tiempo en que están en intenso trabajo de función; también en la cabeza hay dolores debido a que el cerebro que ya ha alcanzado su total desarrollo anatómico, a veces no es seguido en forma paralela por la caja ósea o cráneo que comprime así a la masa encefálica. Esto no quiere decir que todos los dolores de cabeza en los escolares sean de este tipo o funcionales.

También los defectos físicos como talla pequeña o elevada muy fuera del promedio, obesidad excesiva y con menos frecuencias delgadez, defectos estéticos como labio leporino o partido falta de oreja etc., que han sido llamados “Minusvalías orgánicas” por alterar la vida afectica del escolar y causar igualmente rechazo a la escuela al sentirse él mismo motivo de burlas y molestias sistemáticas por parte de sus compañeros.

Los defectos auditivos o “visuales son también, fuente de ellas como la bizquera o la sordera que son causas de burlas y desprecios que a su vez ocasionan desinteres por la escuela en la que son victimas de ellos, de reacciones colericas o agresivas o de un sentimiento de frustacion y de culpa, al faltarle al escolar la comprensión “del porque” de las burlas y molestias a que son sometidos, como sucede también en los que sufren de tartamudez, circunstancias todas que se constituye en fuentes de complejos, especialmente de inferioridad y de culpa.


CAUSAS HIGIÉNICAS


Estas son varias y vamos a analizar en detalle las mas importantes como son:


Las distracciones excesivas

El sueño insuficiente;

La fatiga mental o física, aguda y sobre todo crónica y

La alimentación insuficiente


DISTRACCIONES EXCESIVAS


Este asunto es obvio en su aspecto clásico, pero vamos a tratar un problema moderno que no existe en los textos tradicionales, que está en relación con un espectáculo que se halla presente en todos los hogares y que tiene amplísima repercusión sobre el rendimiento escolar en general y que es causa importante de inadaptación a la escuela y la sociedad. Me refiero á la TELEVISION.

De un estudio realizado en los EE.UU. se pueden extraer algunas conclusiones respecto a su influencia sobre el educando, sobre sus buenas costumbres y sobre su salud mental y física.

De los 3 grupos en que suelen clasificarse los programas de Televisión, como son los de entretenimiento, de orientación y de información la mayor sintonía corresponde a los programas de entretenimiento, que obtuvieron en el citado estudio norteamericano una teleaudiencia de 81% en las horas dedicadas a menores, lo que significa que de CIEN menores, 81 sé dedicaron a ver y oír programas de entretenimiento, dejando de lado los de orientación y de información. Pero resulta que en ese programa de entretenimiento visto por 81 menores de cada cien, surge lo que se ha venido en llamar el “problema de la violencia”, denominándose así a todo programa o secuencia que reproduce escenas de peleas, de asesinatos, de conflictos violentos, de pasiones bajas, y de todo aquello en que prevalece el derecho del más fuerte en detrimento del débil, en que resalta lo injusto y lo delictuoso, que en una semana de esos programas hubieron 7 000 actos de violencia y que esas escenas se televisaron en el 100% de las emisiones de entretenimiento, que son las vistas y oídas por nuestros escolares aquí en el Perú. Y sabemos del inmenso valor como forma de aprendizaje que tiene la televisión porque en ellas se suman la información obtenida y captada por la vista y el oído, como ayuda audiovisual. Por otro lado, en el Canadá, los jóvenes y niños telespectadores han sido estudiados por un grupo, de médicos que han observado la postura de ellos frente a sus televisores y han llamado “síndrome de piernas TV” a los malestares causados por la postura de ellos ante sus aparatos síndrome que denota una falta de flexibilidad en las piernas, debilidad en los músculos del bravo y abdomen y otros defectos ocasionados por la postura.

Es pues natural que el escolar que se pasa largas horas frente a su televisor no sea capaz de levantarse al día siguiente a su debido tiempo con el número de horas de sueño indispensables a su respectiva edad, pero además se levanta con el subconsciente saturado de esas imágenes perniciosas y para que vean Uds. Hasta donde perjudican estos programas.


EL SUEÑO INSUFICIENTE


También el sueño insuficiente es causa de la falta de adaptación al colegio, y ya vimos como los estudiantes de la UNI, duermen en algunos casos 5 horas al día y sufren de neurosis como consecuencia. Vamos por lo mismo a estudiar el sueño.

El sueño consiste en reposo inconsciente y es para el escolar el estado de máximo reposo, tanto físico como cerebral, y es una función positiva que impide que el organismo se agote en sus reservas de energía. Tiene 2 fases: sueño superficial y sueño profundo, siendo en el niño casi todo sueño profundo. De una manera general se ha establecido que las necesidades del sueño varían en razón inversa a la edad, es decir, que mientras más niño se es, más debe dormir, y así se ha establecido que un niño de 4 a 6 años necesita 12 horas de sueño.


De 7 a 9 años necesita 11 horas de sueño.

DE 10 a 12 años necesita 10 horas de sueño.

De 13 a 15 años necesita 9 a 9.5 horas de sueño.

Más de 15 años requiere 8 horas de sueño.


El sueño normal debe considerarse una función positiva y como se desconoce su mecanismo, se han dado varias teorías para explicarlo. Hay una, la neurotrópica, según la cual el sueño se relaciona con la retracción de las prolongaciones de las neuronas y por lo mismo, con la desarticulación de algunas de ellas, lo que causaría el sueño. La más racional es la neurotóxica, defendida por Pieron que dice, hay sustancias toxicas que se producen durante el día y que se acumulan en las neuronas intoxicándolas. La falta de sueño produce reducción en la velocidad de las reacciones motoras y una marcada disminución de la memoria, con pérdida de la atención y dificultad en el poder de concentración. Véase pues la importancia que tiene la falta de sueño para el aprendizaje.


ALIMENTACION INSUFICIENTE


Para el estudio correcto de la influencia que la buena alimentación tiene sobre la conducta, el rendimiento escolar y la sociabilidad del niño o del joven.


CAUSAS INTELECTUALES


Entre estas debemos considerar las deficiencias en la dote intelectual cuyos tres estadios básicos ya hemos estudiado: débiles mentales, imbéciles e idiotas, a los que ahora es mejor llamar educables y dependientes respectivamente, términos menos ofensivos y más pedagógicos. Los débiles y los superdotados, extremos de una misma escala deben ir a sus respectivos niveles. Una regla fundamental en pedagogía es colocar al escolar en su correspondiente nivel. Así, paradójicamente, un escolar superdotado, con un C.I. superior a los 135 ejemplos, si no es colocado en un ambiente intelectual correspondiente, puede dar un síndrome de inadaptación escolar con desatención en clase, pereza, intranquilidad motora y trastornos en la conducta. Lo mismo pasaría en un débil mental colocado entre superdotado no le tendría ningún interés a la clase ni a lo que se enseña porque no entendería nada.


CAUSAS EMOCIONALES O PSICOLOGICAS DE LA INADAPTACION ESCOLAR


Estas son de una fundamental importancia en el proceso de inadaptación o adaptación a la escuela y a la sociedad mas tarde, y están en relación con el nivel familiar y social y con su medio ambiente hogareño.

Vamos en consecuencia a revisar estas alteraciones afectivas en relación al medio, en las que debe sospecharse cuando no se encuentra otra explicación más lógica, como retardo escolar en un escolar sano físicamente y con inteligencia normal, que asiste regularmente a sus clases.

A diferencia de lo que sucede con las inadaptaciones por enfermedades físicas, estas inadaptaciones no constituyen fenómenos simples debidos a una causa directa, sino que son resultantes de un juego recíproco de múltiples factores que han modificado el conjunto de la conducta social del escolar y su desarrollo afectivo. Por eso es que la ayuda correctora no se puede dirigir solo sobre el escolar en forma aislada, porque la familia y la escuela entran directamente en el problema. Hay además una categoría de escolares cuyas dificultades están estrechamente relacionadas con la de los niños inadaptados y que en realidad deben clasificarse en esta última condición. Son aquellos alumnos, que se ven privados de una vida social normal a veces desde su primera infancia a causa de la muerte de sus padres, del abandono de los mismos por varias razones, de su nacimiento ilegitimo, o debido a la ineptitud y hasta crueldad de sus progenitores.

Estas situaciones amenazan gravemente a los escolares con trastornos afectivos serios que pueden hacerse permanentes sino se les prestan los cuidados debidos tanto en el terreno material como en el psicológico.

Las principales causas que modifican la afectividad del escolar para dar lugar después a la inadaptación escolar las podemos resumir en un cuadro como éste, que luego explicaremos.


Causas psíquicas o emocionales:


a) Discusiones entre los padres. Divorcio.

b) Abandono afectivo por padres demasiado ocupados, especialmente por la madre (hambre afectiva).

c) Autoridad paterna excesiva


Consecuencias:


a) Repulsa escolar neurótica.

b) Perfeccionismo excesivo.

c) Desordenes de impulsión.

d) Reacción de oposición (activa y pasiva).

e) Inestabilidad psicomotriz (psíquica y motora)


Discusiones entre los padres:


Las discusiones entre los padres, con agresión entre ellos es lo qué más traumatiza al escolar en general, porque mas pesa para él espectáculo de las discusiones, a veces con agresiones físicas entre los cónyuges, que el divorcio mismo, que el escolar no está aún en condiciones de apreciar en todas su funesta magnitud futura.

Este retraso afectivo del escolar, consecutivo a situaciones extraescolares, que se traducen, en términos generales, en el hecho de que el escolar busca refugio fuera de la escuela para huir a la realidad para él desagradable del colegio, a la que no se adapta y en la que no ha encontrado la comodidad espiritual indispensable a un autentico equilibrio emocional. Todo este fenómeno conduce entonces a la repulsa escolar neurótica.

Hay otro grupo de escolares que expresa su inadaptación en forma paradójica bajo el aspecto de un conjunto de síntomas llamado “perfeccionismo excesivo”, a causa quizás de un exceso de responsabilidad, de un súper yo. Los profesores se quejan de que estos alumnos no terminan nunca sus labores, que son demasiado prolijos, lentos y minuciosos y que por autocomparación con sus demás compañeros, también se sienten incómodos en el colegio. Otras veces, la explicación a esta forma de inadaptación es otra, porque se considera que esta actitud tiene su origen en el deseo inconsciente de triunfar de sus compañeros que lo aventajan en otras cualidades físicas o psíquicas, y, entonces tratan de compensar su poca habilidad manual o su delicada constitución física con trabajo prolijo.

Hay también una reacción típica del niño como expresión de falta de adaptación que es la denominada “reacción de oposición” que no es más que la agresividad del escolar contra disposiciones de los demás y que puede ser: a) activa y b) pasiva.

En la primera, el escolar no acepta el silenció, el orden y la disciplina de la clase y en consecuencia su conducta es inquieta e irregular; no hace sus trabajos, crea indisciplinas y sólo se rinde ante la amenaza; a veces engañan a sus padres con las calificaciones. La reacción de oposición pasiva se manifiesta en cambio como una falta aparente o real de interés por la clase pero estos últimos pasivos no deben ser confundidos con los “soñadores diurnos”, también inadaptados que viven en un mundo irreal y placentero que ellos mismos se construyen como un escape a la realidad escolar para ellos desagradable. Estos se aíslan y no hacen vida social en el colegio, pero sí en la calle o casa. Son una especie de introvertidos condicionales.

La inestabilidad psicomotriz consiste en que el escolar es inestable, no se está quieto, su atención es cambiante y de bajo índice y tiene por lo mismo un coeficiente de distracción muy alto.

En conclusión, todos los autores están de acuerdo en que la estabilidad, seguridad y moralidad del hogar desempeñan un importante papel en la producción del ajuste perfecto del niño o adolescente, no sólo a la escuela sino a la sociedad y que la delincuencia infantil es la expresión de esa falta de adaptación social del adolescente.


Dr. José M. Chambergo Sosa

Chiclayo, Julio del 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada